martes, 21 de abril de 2009

Chibchas o Muiscas: Bandada rompe las tinieblas



La nación chibcha era una colonia atlante donde se obtenía oro, esmeraldas, carbón, sal, etc.
Luego del cataclismo de hace 11.557 años (ver Período Dryas reciente) esta gente se resguardo en cavernas transmitiendo en forma oral sus conocimientos y pautas culturales. Ellos relatan cómo, después de la gran debacle, lograron reorganizarse.
Los pueblos no hablan del 'origen del mundo', sino del origen de su propio mundo, de su cultura y del principio de su propio espacio domesticado. Esta versión tiene 10.000 a 11.000 años. La anegación se produjo como consecuencia de los gigantes tsunamis que ocurrieron hace 11.557 años y que sumió a las regiones en 1.000 años de frío e improductividad. En ese período la gente se refugió en cavernas.

La tierra donde formaron su nación fue en el pasado el imperio de las tinieblas, del vacío y del silencio de la muerte.
Este lugar, distante del abrigo de las montañas, es desprotegido y anegadizo; aguas letales la cubrían y por sobre las aguas flotaba una niebla densa y caliginosa.
Valles, mesetas y montañas yacían sin vida bajo esta yerta y vasta sepultura, hasta que un día, el omnipotente Chiminigagua, Dios de Dioses, Fuerza y Poder Supremo, creó y sacó de sí millares de vigorosas aves negras y les confirió el divino poder de disipar las grandes masas nebulosas con el soplo irresistible que despedían sus picos.

Bachué o Bagué es la Gran Madre Abuela Creadora en la mitología Muisca. Ella es intangible, y representa al pensamiento, la imaginación y la fuerza. En esencia esta creencia coincide con la egipta, y ambas son atlantes.

En el tiempo de unquyquie nxie, cuando Bague pensó, su pensamiento se convirtió en obra, ya que antes de esto no existía nada. Fue así como Bague creó a los hacedores y formadores del mundo chibcha, y les dio la orden de iniciar la creación de su universo. Los hacedores y formadores fueron: Bachué, Cuza, Chibchachum, Bochica, Necoamcata y sus seis hijos y la Trinidad de Ciminigagua.
La bandada de aves que rompe las tinieblas son una analogía de la fuerza del pensamiento y la resolución. Al paso alado de las aves del pensamiento, fueron abriéndose anchos senderos de luz entre la niebla, que ante tal impetuosa arremetida se fue replegando hasta su extinción definitiva.
Los pensamientos de los humanos grandes y sabios son torrentes infinitos de luz, de vida y de energía.
Entonces, en las tierras del chibcha obró el portento de la creación.
Lugares donde se habla la lengua chibcha.