domingo, 25 de marzo de 2012

Actualidad del Rig Veda

El texto que sigue es por demás extraordinario. Fue escrito recientemente (hace 3.400 a 3.100 años), pero transmitido en forma oral desde quién sabe cuántos milenios.

En todas las culturas antiguas lo recitaban, incluidos egipcios, mayas y hasta los shelknam de Tierra del Fuego.

Su contenido revela que sabían respecto al Universo, a la oscuridad del espacio, a la interrelación entre todo, y al devenir astronómico, tanto como nosotros.

Pero aún sabían más que nosotros; sabían que el Big Bang era sólo un episodio, una pulsión de un fenómeno de reinicio periódico y recurrente.

La telaraña cósmica

Rig Veda

Antes del reinicio del Universo no había inexistencia ni existencia.
No existía la Tierra ni su atmósfera ni el cielo que está más allá.
¿Qué PODER oculto?
¿Dónde?
¿Protegido por quién?
¿Había agua allí, insondablemente profunda?
No había muerte ni inmortalidad entonces.
Ningún signo distinguía la noche del día.
UNO SOLO respiraba sin aliento por su propio poder;
más allá de eso nada existía.
En el principio la oscuridad escondía la oscuridad.
Todo era agua indiferenciada y fría (se refiere a que las partículas o átomos, al estar fríos -273º, estaban en estado líquido).
Envuelto en el vacío, deviniendo, ese UNO surgió por el poder del calor.
El orden y la verdad nacieron del calor encendido.
De allí nació la noche y el encrespado océano. Del encrespado océano nacieron el Año Solar y el Lunar, ordenadores de los días y las noches, regidores de todo lo que parpadea.
El creador hizo uno después de otro al Sol y a la Luna, al cielo y a la tierra, a la atmósfera y también a la luz.

El deseo descendió sobre eso en el principio, siendo la primera semilla del pensamiento.
Los sabios, buscando con inteligencia en el corazón, encontraron el nexo entre la existencia y la inexistencia; su cuerda se extendió a través.
¿Había un abajo?
¿Había un arriba?
Había procreadores:
Había potencias.
Energía abajo: Impulso arriba.

¿Quién sabe realmente?

¿Quién puede proclamar aquí de dónde procede, de dónde es esta creación?
Los dioses vinieron después; ¿quién sabe, entonces, de dónde surgió?

Esta creación, ¿de dónde surgió?

Quizás fue producida o quizás no.

El que la vigila desde el cielo más alto, Él sólo lo sabe;
O quizás no lo sabe.

lunes, 31 de octubre de 2011

Panspermia


Panspermia (del griego παν- [pan, todo] y σπερμα [sperma, semilla]) es la hipótesis que sugiere que las bacterias o la esencia de la vida prevalecen diseminadas por todo el Universo y que la vida comenzó en la Tierra gracias a la llegada de tales semillas a nuestro planeta.

Estas ideas tienen su origen en algunas de las consideraciones del filósofo griego Anaxágoras.

El término fue acuñado por el biólogo alemán Hermann Richter en 1865. Fue en 1908 cuando el químico sueco Svante August Arrhenius usó la palabra Panspermia para explicar el comienzo de la vida en la Tierra. El astrónomo Fred Hoyle también apoyó dicha hipótesis. No fue sino hasta 1903 cuando el químico —y ganador del Premio Nobel— Svante Arrhenius popularizó el concepto de la vida originándose en el espacio exterior.

Existen estudios que sugieren la posible existencia de bacterias capaces de sobrevivir largos períodos de tiempo incluso en el espacio exterior, lo que apoyaría el mecanismo subyacente de este proceso.

Estudios recientes en la India apoyan la hipótesis.

martes, 18 de octubre de 2011

Versión indígena del origen


El Universo era pequeño y todo estaba metido en una especie de frijol.

No existía la gente ni la oscuridad, pero existía toda la Naturaleza.

Era la época de los Dioses.

Los Dioses se comunicaban entre ellos, y no existía ni el mal ni el bien.

Los animales también se comunicaban unos a otros, y como el mundo era tan pequeño, rápidamente viajaban de un lugar a otro.

Lo que Es, lo que Existe, es sabio y poderoso; vivía en esa época, pero también vive ahora y vivirá aún después de nosotros, porque sólo lo que es se queda; nosotros venimos de visita, y estamos de paso.

sábado, 19 de marzo de 2011

Origen del pueblo japonés

KUNITOKOTACHI y AMENOMINAKANUSHI -los Diose primordiales- encomendaron a Izanagi e Izanami dar origen al pueblo japonés, así como a su geografía.

Izanagi es un dios benefactor, regulador de las actividades del Sol y de la Luna en la Tierra.
Izanami sólo es benefactora en presencia de su marido. Cuando no, como Reina de los Muertos, provoca inundaciones, destrucción y muerte.

Katsushika Hokusai (1760 - 1849)

jueves, 3 de marzo de 2011

Respuesta actual al interrogante sobre el origen del hombre

Para responder a esta cuestión han sido planteada por lo menos dos posibilidades:
1. Que la vida provenga de la nada (o de un germen del afán por vivir) por proceso de agregación y adecuación a las condiciones externas;
2. O que hayamos sido diseñados por los Dioses, en un intento evidentemente fallido de crearnos a su imagen y semejanza pero dotados del atributo de la docilidad y la obediencia..., en lo que, de hecho, fallaron.

De la India proviene una tercera opción (que retoma en su momento Buda), y es la de que el humano se hace a sí mismo, alentado por sus maestros, que son aquellos que han conseguido autosuperarse.
Antes de eso los Sumerios dedujeron que somos como los animales, pero dotados de razón. Definición que muchos milenios después popularizó Aristóteles: "El hombre es un animal racional".
Pero los sumerios fueron aún más lejos, y dijeron que los humanos éramos la resultante de una ligazón genética entre un animalito terrestre que pudiera ser el mono platirrino, catirrino, o el lemur, con la mitad cromosómica de una criatura extraterrestre más evolucionada, proveniente del planeta Nivirú.
Todo esto viene a cuento porque al humano lo dotaron de la posibilidad de producir pensamiento racional, pero, hasta ahí. Dicen que fue para que entendiera las órdenes, nada más. Pero tanto en la Biblia, como en la mitología griega, el humano se reveló (tal como lo sigue haciendo hoy en día) y quiso avanzar en su posibilidad de razonar (no todos, claro).
De ahí provienen esas interminables luchas entre el patrón y el obrero, entre el capital y el trabajo, etc.
Toda la Filosofía Occidental, a partir de los presocráticos, denota el esfuerzo del hombre común por desarrollar y consolidar esta precaria capacidad racional y con ello, ponerse al mando de las cosas, liberándose del yugo de sus mentores, o del yugo de las circunstancias adversas.

sábado, 19 de febrero de 2011

Mito HOPI

Los relatos Hopi dan cuenta de tres mundos diferentes antes del actual. El primer mundo fue destruido por el fuego, dato corroborado por el período de actividad volcánica que asoló Arizona alrededor de 250.000 años atrás y que dejó huellas irrefutables. El segundo mundo fue destruido por el hielo, lo que coincide con la terrible glaciación que descendió hasta Arizona hace alrededor de 100.000 años. En cuanto al tercer mundo, fue destruido por el agua, lo que corresponde al diluvio -universal - que asoló Arizona hace unos 11.557 años, con motivo de la fusión violenta del hielo durante el período Dryas reciente."

1. Primer Mundo: La Era del Fuego.
"...el Hopi habló de cuatro eras o mundos. El primero era el mundo en el que el Creador situó a los seres humanos. Mientras éstos vivieron en equilibrio y armonía, se les permitió residir allí.


Cuando rompieron la armonía con el Espíritu, éste decidió efectuar una depuración. Las personas que estaban dispuestas a seguir el camino sagrado fueron enviadas a la Tierra, donde estarían protegidas. El lugar que ocuparon en la Tierra fue el Gran Cañón, una zona de emergencia. Es un hoyo que se adentra en el suelo. Nadie conoce la profundidad que tiene (se descubrió otro hoyo parecido en Arizona, que fue considerado un "respiradero" para el Planeta, por cuanto sale aire de él constantemente). Se dijo a los moradores del primer mundo que bajasen al hoyo y llevasen comida, para permanecer allí seguros en tanto durase la depuración.
Entonces el Creador hizo que los volcanes entraran en erupción, arrojando rocas volcánicas por toda la región. Las erupciones provocaron también la efusión de gases que se extendieron sobre la tierra y mataron a todos aquellos que no se habían escondido en el hoyo. Los sobrevivientes permanecieron en su refugio todo el tiempo que el Creador les había prescripto."


2. Segundo Mundo.
" Una vez terminada la depuración salieron de nuevo y repoblaron la Tierra. Era el Segundo Mundo. Sus habitantes vivieron en él durante más tiempo que el primero. Pero volvieron a perder su equilibrio. Creyeron que ya conocían todas las respuestas y dejaron de escuchar al Espíritu. El Creador consideró que había legado el momento de una nueva purificación. Esta vez se pidió a los guardias espirituales que protegían los polos Norte y Sur que abandonaran sus puestos y dejasen que la Tierra girara libremente. Y la Tierra giró libremente. Fue un cambio polar. Los vendavales azotaron el Planeta y vastos campos de hielo se extendieron sobre él. Fue una depuración muy intensa. A partir de ese momento, la asimilación de conocimiento resultaría un poco más difícil."


3. Tercer Mundo.
" En el Tercer Mundo, los seres humanos poblaron la Tierra con mucha mayor extensión a como lo habían hecho antes. Para entonces habían conquistado un conocimiento y unas aptitudes muy superiores. Construyeron grandes ciudades y máquinas capaces de hacer cosas muy diversas, incluso máquinas que podían volar. Emprendieron guerras entre ciudades y establecieron límites en la tierra y declararon la pertenencia de determinadas parcelas a una persona o tribu. Inventaron el cristal y lo utilizaron con objetivos destructivos. Descubrieron tipos de rayos que eran también capaces de destruir. El Espíritu presenciaba todo esto con pesar.
Una vez más, el Creador vio llegada la hora de una depuración. En esta ocasión hizo que las aguas de los océanos se desbordasen y cayeran grandes diluvios del cielo.

Esta depuración adoptó la forma de una gigantesca inundación (el deshielo).

4. Cuarto Mundo.
La cuarta depuración se produciría de dos maneras. Se supondría la acción de los cuatro elementos. Esto implica que asistiríamos a grandes inundaciones en muchos lugares, los vientos más intensos que hubiéramos visto jamás, temblores de tierra y erupciones volcánicas. Veríamos como la tierra, el agua, el fuego y el aire participan en el proceso de depuración.