jueves, 4 de diciembre de 2008

Wichis

Reconocen una serie de influencias superiores a la voluntad humana, buenas y malas, a los cuales llaman AITTAH.
A la más benigna de ellas y la más poderosa la denominan AITTAH-TALAC, "el viejo" y parece corresponder a AHAR-AIGICHI, "el abuelito" de los antiguos abipones, y a El Yastay (Llastay, Llajtay) de los comechingones, y también de los calchaquíes. Es el hijo de la Pachamama y por encargo de ella debe cuidar los animales silvestres. Se lo representa como un hombre viejito de barba larga y cuernos como los de un carnero. Los que desean cazar deben dejarle ofrendas, de esta manera aparecerán las aves y la actividad será propicia. Para los pueblos que tienen una economía de recolección lo importante son las entidades que brindan al hombre los frutos de la tierra, pero éste ha de usarlos con mesura y según las legítimas necesidades, de lo contrario estas divinidades hacen pagar bien caro el despilfarro.

Si equivale al Dios Khnum egipcio, éste es Dios del agua; creó al hombre con el barro del Nilo. Se asegura de que el Sol recorra el inframundo y renazca cada día.

Vienen luego los AHOTS o influencias malas, que se encuentran en los cementerios, o en los sitios donde vive la gente.

No hay comentarios: