lunes, 8 de diciembre de 2008

Mayas

Dibujo de Lyann P. Laboy Torres
Ceiba o Yaaxché en Maya
Crece en bosque tropicales húmedos o semi húmedos, a una altitud de 0-500 mt. y a temperaturas de 20ºC a 35ºC. desde México hasta Brasil. También en Pakistán, India, Indonesia, Tailandia y África.
En los primeros momentos de la creación el cielo estaba acostado sobre la tierra, de tal manera que la luz no existía.En este lugar, conocido precisamente como Cielo Acostado, los dioses auxiliares, bajo la supervisión del Primer Padre, colocaron tres piedras, las tres piedras fundamentales de la creación que fueron el símbolo de la creación, la destrucción y la regeneración del Primer Padre.

Después, el Primer Padre entró en el cielo y lo convirtió en el Cielo Elevado, opuesto recíproco del Cielo Acostado. Aquí construyó una casa de ocho pisos, con la cual ordenó todo el universo superior: el mundo en que vivimos y los astros celestes. El techo de esta casa era conocido como Domo del Cielo o Casa del Norte y hasta ahí llegaban las ramas del Árbol de la Creación, la Ceiba Madre. Posteriormente, el Primer Padre impuso al cielo el movimiento circular, y echó a andar en él las constelaciones. Todo lo que él hacía estaba escrito en las estrellas para que los hombres pudieran leerlo. En total, creían los antiguos mayas, el cielo tenía trece pisos y daba hospedaje a los astros y a algunos animales solares, como los venados y las aves de colorido plumaje.

La tierra es el lomo de un innmenso cocodrilo.

Bajo este cocodrilo se hallaba el inframundo, dividido en nueve pisos, en cuya parte inferior se encontraba el Reino de Xibalbá. En el inframundo vivían los muertos en compañía de los animales nocturnos o peligrosos, como los murciélagos, los búhos y los jaguares, y ciertas deidades conocidas como Bolontikú.